Modelo Modelo AngariZapato Salón Salón Modelo Violet Violet AngariZapato Violet AngariZapato Salón eYI29WHbED

Capítulo 8.3.2 Clasificación por origen del sedimento
Libro "Los Océanos"
Written by Administrador   
Thursday, 22 September 2005 21:09
CAPÍTULO 8

LOS SEDIMENTOS OCEÁNICOS

8.3.2 Clasificación por origen del sedimento
La clasificación fundamental de los sedimentos marinos está basada en el origen de sus partículas. Las cuatro fuentes básicas del origen de los sedimentos son: rocas (litogénico), material orgánico (biogénico), compuestos disueltos en agua (hidrogénicos) y provenientes del espacio exterior (cosmogénico).

Sedimentos litogénicos
Estos sedimentos son originados en tierra. El material es transportado a través de los océanos por una variedad de procesos, incluyendo varios flujos gravitatorios (tales como las corrientes de turbidez), el viento y una importante cantidad de material en hielos flotantes desde las latitudes altas, además de actividad volcánica.
Casi todas las partículas son introducidas a los océanos en las fronteras de los mismos. El mayor aporte proviene de los ríos, que no solamente proporcionan material terrígeno, sino que agregan nutrientes necesarios para la productividad biológica. Una vez en el océano, los sedimentos litogénicos son transportados a aguas más profundas, después de un almacenamiento inicial en muchas áreas de las plataformas continentales y en lagunas y estuarios. Los minerales más ampliamente distribuidos en los sedimentos pelágicos son las arcillas. Las arcillas son un grupo mineral diverso de silicatos de aluminio hidratados. Algunos se forman como productos de alteración de minerales de silicatos primarios mientras que otras, incluyendo las micas, son minerales primarios.
Aunque los minerales de arcilla son lejos el componente dominante de las rocas sedimentarias en tierra y en los depósitos costeros, en los océanos están normalmente enmascarados por otros tipos de sedimentos, excepto en algunas cuencas profundas. Todos los minerales de arcilla son de grano muy fino, con partículas de diámetro de sólo unos pocos micrones.


TABLA 4

Escala Wentworth para sedimentos






Aunque mucha arcilla es transportada a los océanos por los ríos, la mayor parte de las arcillas presentes en áreas remotas de tierra, son transportadas por el viento. La composición de las arcillas transportadas por el viento, como aquellas transportadas por los ríos, está estrechamente ligada al régimen climático en el área de origen.
Un tipo particular de sedimento marino litogénico son los de origen volcánico, o sedimentos volcanogénicos, los cuales son el resultado ya sea de actividad volcánica primaria o bien secundaria. Se incluyen los siguientes tipos:

a) Sedimentos formados como resultado de explosiones aéreas, subsecuentemente transportados al piso oceánico y llamados sedimentos marinos piroclásticos.

b) Sedimentos que son fragmentos retrabajados de rocas volcánicas, llamados sedimentos marinos epiclásticos. Pueden derivarse ya sea de depósitos piroclásticos preexistentes o bien como productos de erosión de rocas volcánicas submarinas.

c) Sedimentos formados en el lugar sobre el piso oceánico, ya sea como resultado de erupciones submarinas o bien de precipitados provenientes de actividad hidrotermal.

Los sedimentos volcanogénicos son importantes contribuyentes a la sedimentación marina, particularmente cerca de los arcos de islas donde se pueden encontrar cuñas sedimentarias consistentes principalmente de componentes volcánicos de varios miles de metros de espesor. Los depósitos caídos desde el aire, que son los más importantes, son comúnmente denominados como tefra. Tefra es una palabra griega que significa ceniza. Aristóteles utilizó este término en el año 300 A.C. para la ceniza volcánica producida por un activo volcán italiano. La ceniza muy fina puede ser transportada alrededor de todo el globo y la ceniza gruesa puede ser llevada varios miles de kilómetros. La piedra pómez es una roca volcánica primaria altamente vesicular, y aunque volumétricamente es de menor importancia, su flotabilidad le proporciona una amplia distribución en los océanos.

La Tierra es un planeta donde se presentan capas de hielo en ambas regiones polares; los inmensos mantos de hielo sobre la Antártica de hasta 4.300 metros de espesor y un manto de hielo mucho menor sobre Groenlandia. Durante los episodios glaciales en el Cuaternario, las masas de hielo se expandieron sobre el Hemisferio Norte y jugaron un importante papel en los procesos de sedimentación sobre los océanos.

La presente etapa interglacial (Holoceno) no es típica del Cenozoico tardío, porque los sedimentos glaciales estuvieron normalmente mucho más esparcidos. Sin embargo, aún durante los períodos interglaciales, dada una cobertura de hielo permanente en la Antártica, los sedimentos glaciales dominan grandes áreas del piso oceánico y son la fuente dominante de material desde uno de los seis continentes (Antártica).
Uno de los procesos mayores de transporte de sedimentos terrígenos a los océanos es debido al derretimiento del hielo que los incluye. Este proceso es una importante herramienta de los procesos de depositación alrededor de la Antártica, creando sedimentos glacio-marinos.

Sedimentos biogénicos
Los sedimentos biogénicos son aquellos que están formados primariamente a partir de los remanentes de organismos marinos. Aunque las plantas y animales marinos son increíblemente diversos, sólo un pequeño número de grupos producen partes duras capaces de contribuir a los sedimentos y, de ellos, aún un número menor produce especímenes en cantidades suficientemente grandes para formar tipos de sedimentos importantes. En la plataforma continental, los sedimentos calcáreos están formados por la acumulación de los esqueletos de tres o cuatro grupos de megafósiles: corales y algas calcáreas, moluscos y briozoos.

La composición química de las partículas producidas orgánicamente en el sedimento marino será normalmente de carbonato de calcio (CaCO3) o de sílice (SiO2).
El aporte de material biogénico (carbonato y sílice) está controlado por la abundancia relativa de los organismos que producen el material, el cual, a su vez, está relacionado con la disponibilidad de nutrientes necesarios para el crecimiento.
La cantidad de organismos existentes depende de la luz solar y de los nutrientes. En la zona fótica, grandes áreas del océano presentan niveles bajos de nutrientes, debido a que la mayor parte de ellos han sido ya utilizados por el fitoplancton existente.
Los nutrientes son transportados hacia aguas de profundidades intermedias como organismos muertos o como productos de los organismos (Figura 8-3). Estos nutrientes no son completamente utilizados a mayores profundidades, debido a la falta de luz solar y como resultado, los nutrientes aumentan.



Fig. 8-3 Restos de organismos muertos.


La termoclina de carácter permanente existe entre las profundidades intermedias ricas en nutrientes y las aguas superficiales pobres en nutrientes. Esta termoclina evita el flujo eficiente de nutrientes de vuelta a la zona fótica. Las áreas oceánicas donde la termoclina es de baja profundidad o poco definida, son más ricas en nutrientes en o cerca de la superficie.
Están incluidas las zonas de surgencia costera y de divergencia oceánica donde se produce la mezcla.


Sedimentos hidrogénicos
Los depósitos hidrogénicos se forman muy lentamente, molécula a molécula, como resultado de reacciones químicas que ocurren en el agua del mar o entre substancias químicas disueltas en el agua oceánica o aquellas existentes en el piso oceánico. La mayor parte de los depósitos hidrogénicos se forman de la precipitación lenta de minerales desde el agua de mar. Los orígenes de los iones son diversos, incluyendo la actividad hidrotermal y los materiales producidos biogénicamente.

Cinco grupos persisten en los sedimentos de mar profundo: nódulos de manganeso, sedimentos ricos en metal y óxidos de hierro, fosforitas, zeolitas y baritas.


Nódulos de manganeso:
Los depósitos de manganeso son muy extensos sobre el piso oceánico, presentándose como nódulos, cortezas, o como finas costras sobre las rocas. Los nódulos, que es el tipo de depósito comercialmente significativo, son aglomeraciones negras o pardas de óxido de manganeso y minerales oxidados de hierro, comúnmente de 1 a 10 centímetros de diámetro. Los nódulos están conformados en capas concéntricas, como una cebolla, alrededor de un núcleo central de composición variable (Figura 8-4).
Las capas concéntricas de los nódulos de manganeso representan fronteras de composición y mineralogía y varían en tamaño desde anillos fácilmente visibles a estructuras microscópicas.
Grandes concentraciones de nódulos se originan en el océano Pacífico asociados con arcillas pardas. Extensas provincias de nódulos se presentan en aquellas áreas de sedimentación más baja (Figura 8-5). El origen de los nódulos de manganeso es una materia que está bajo discusión, existiendo al menos cuatro hipótesis sobre su formación: como precipitación desde el agua de mar, como precipitación desde soluciones hidrotermales de volcanes submarinos, como descomposición de rocas volcánicas submarinas
o como re-movilización de manganeso en la columna de sedimentos y re-precipitación en la interfase sedimento-agua.
Las primeras dos hipótesis son las que han recibido la mayor atención. La precipitación desde el agua de mar debería ser lenta y regular, mientras que la precipitación desde fuentes hidrotermales sería más rápida en el momento de volcanismo submarino. La mayor parte de las evidencias existentes señalan índices bajos de formación.
Los nódulos aparecen en sedimentos de todas las épocas geológicas, desde el Eoceno hasta el presente. La mayor cantidad de nódulos se presentan en la interfase sedimento-agua, aunque esto no significa que ellos hayan sido formados principalmente en tiempos geológicos recientes. Muchos nódulos son el resultado de una concentración a partir de erosión.



Fig. 8-4 Nódulo de manganeso.



Fig. 8-5 Concentración de nódulos de manganeso.


Sedimentos ricos en metal y óxidos de hierro:
Estos depósitos sedimentarios están estrechamente asociados con las dorsales meso-oceánicas. Se encuentran enriquecidos en hierro, manganeso, cobre, cromo, plomo y otros metales en áreas de flujo calórico alto cerca de la cima de la cordillera submarina. La depositación de sedimentos sobre las dorsales meso-oceánicas es casi exclusivamente de origen pelágico, debido a que ellas están protegidas de componentes terrígenos.

Fosforitas:
Las fosforitas son rocas de origen sedimentario, compuestas principalmente de minerales de fosfato (P2O5). Las primeras fosforitas reportadas y recuperadas desde el piso oceánico fueron dragadas desde el margen continental Sudafricano en 1873.
Los fosfatos son más abundantes sobre la plataforma continental y en la parte superior del talud continental, apareciendo a veces en forma nodular, como nódulos de fosforita de más de 25 cm. de diámetro.
Para la formación de fosforita es esencial una abundante presencia de fósforo en el agua de mar. Es así como las fosforitas están a menudo asociadas con las áreas de surgencia o de aguas ricas en nutrientes.

Zeolitas:
Las zeolitas son un grupo común de minerales de silicatos hidratados de aluminio, calcio, sodio y potasio, similares en composición a los silicatos de las rocas de naturaleza ígnea y formados como un producto secundario de descomposición. Tienen la peculiar propiedad de perder gradualmente su agua de hidratación y poseen la habilidad de sustituir varios metales por el metal alcalino originalmente presente en sus estructuras. Están asociados con la acumulación lenta de sedimentos de mar profundo, particularmente arcillas pardas.

Barita marina:
La barita (BaSO4) es extensa en los sedimentos de mar profundo en fases cristalinas y microcristalinas o como material de reemplazo de pellets fecales. Su concentración promedia el 1 por ciento, pero puede llegar a ser el 10 por ciento en peso de la fracción libre de carbonato de calcio en algunos sedimentos. Se forma ya sea por acumulaciones desde actividad hidrotermal submarina o bien a partir de material biogénico. Existe una asociación bien establecida entre el bario y la producción orgánica.

Sedimentos cosmogénicos
Partículas que se originan en el espacio, se presentan en los sedimentos marinos, ya sea como bolitas de níquel-hierro que son magnéticas o bien como gránulos redondeados de silicatos. Se había pensado que tales partículas eran fragmentos remanentes de meteoritos; sin embargo, estudios recientes indican que se forman en el anillo de asteroides como chispas resultantes cuando los asteroides colisionan.
< Prev   Next >
  Redirect 301 / http://www.habermedya.com.tr/

Buscar contenidos...


Usuarios en línea

We have 201 guests online

Video Armada 2009 from Mardechile on Vimeo.

Perfil de Fundaci�n Mar De Chile

Crea tu insignia